Se puede definir BPM como una disciplina o enfoque disciplinado orientado a los procesos de negocio, para tener un enfoque integral entre procesos, personas y tecnologías de la información.

BPM busca identificar, diseñar, ejecutar, monitorear, controlar y medir los procesos de negocios que una organización implementa. El enfoque contempla tanto procesos manuales como automatizados y no se orienta a una implementación de software. BPM no es una tecnología de software, pero se apoya y hace uso de las mismas para su implementación efectiva.

Este se define en 5 fases:

1. El Descubrimiento del Proceso

Es una fase de gran importancia dentro de nuestra metodología, la cual permite obtener un panorama global de la situación de los procesos actuales dentro de la organización abarcando cadenas de valor, identificación de los roles y comportamientos de las personas involucradas, sistemas y otros recursos que participen activamente en la operación del negocio.

2. Análisis Cualitativo y Cuantitativo

Aquí se interactúa con cada una de las subáreas para la identificación de los artefactos utilizados para evaluar la calidad, atributos, cualidades (cualitativo), los datos y métricas (cuantitativo) al interior de la organización para la ejecución de actividades del proceso para obtener el diagrama en notación BPMN 2.0, Matriz de datos y KPI's necesarios para la monitorización oportuna de los flujos de negocio y que estos puedan producir los resultados que lleven a la organización a aplicar una mejora continua.

3. Rediseño del Proceso

Aquí se interactúa con cada una de las subáreas del cliente para la identificación de procesos. Ayuda a la identificación de mejoras de los procesos de forma fácil y rigurosa de los reprocesos, duplicidades, ajustes en las métricas, cambios en formularios, determinación de alertas, así como la determinación de los prerrequisitos para la instalación y configuración de un BPMS.

4. Automatización del Proceso

La Automatización del Proceso implica la utilización de recursos tecnológicos que agilizan, optimizan y aceleran los tiempos de ejecución. Su objetivo principal es monitorear y controlar los procesos para llevar a cabo una mejora continua dentro de la organización.

5. Mejora Continua

En la fase de Mejora Continua, con ayuda de la Automatización del Proceso y la centralización de la información, se obtienen los datos necesarios para identificar las áreas de oportunidad, estableciendo una evaluación en tres líneas de acción: mejora operativa, calidad del proceso de negocio, y reducción de costos, para resolver problemas de operación y la racionalización de los recursos. Esta fase debe realizarse periódicamente como ciclo de mejora para la organización.